Una de las terrazas, preparada para comer al volver de la playa